Como salvar tu matrimonio
pareja reflexionando

Reflexiones para matrimonios con problemas

El Internet y algunos libros y revistas dicen que tienen la fórmula para resolver los problemas en el matrimonio. A pesar de que presentan puntos e ideas válidas, creo que la línea de fondo aquí es que hay sólo tres cosas que se deben hacer para arreglar una relación rota. Esto de acuerdo a lo que he leído, visto y escuchado en diversos medios de comunicación, con amigos y otras fuentes. Ya sabes, vale la pena estar bien informado. Tú también debes perfeccionar tu observación y habilidades analíticas, porque eso será beneficioso para ti en el largo plazo.

Reflexiones para matrimonios con problemas

Volviendo a las tres cosas que pueden salvar un matrimonio hoy en día, lo primero que deberías hacer (y también lo que cualquier pareja debería hacer) es reflexionar. Sé que la auto reflexión te ayudará a abrir los ojos para que veas las cosas más claramente y desde una perspectiva diferente.

Esto es algo que debes tener muy en cuenta. Piensa con cuidado acerca de las cosas que has hecho, las decisiones que has tomado, los comentarios que has dado, todo lo que se te venga a la mente acerca de tu matrimonio. Imagina que es un programa de televisión en el cual tú eres el encargado de criticar o tener una opinión al respecto.

Averigua qué lecciones puedes obtener de estas experiencias. Yo sé que todos hemos tomado algunas decisiones muy malas y tenemos una cuota de errores de la cual no estamos orgullosos. Pero tomarse el tiempo para reflexionar sobre uno mismo es una cosa muy sana de hacer, especialmente si tienes la oportunidad de mejorar.

La próxima cosa que te puede ayudar a resolver los problemas de tu matrimonio hoy en día, es preguntarte porque tu relación, y la de tantas otras parejas casadas, ha empeorado tanto con el tiempo, ¿cómo este vínculo funcionó tan bien antes y ahora parece ser tan desagradable? En contraste con la auto reflexión, este proceso involucra a ambos, a ti y a tu cónyuge, y las cosas que han hecho como pareja.

El objetivo de esto no es encontrar a alguien a quien culpar, porque al igual que se necesitan dos para construir un matrimonio feliz, también se necesitan dos para arruinar un matrimonio. Y de la misma forma, también se necesitan dos para salvar un matrimonio. El propósito de esto es asegurarte de que tú y la otra persona aprenden de sus errores y defectos, porque si quieren hacer que el matrimonio funcione de nuevo, deben tener en cuenta esos detalles importantes.

La tercera manera para salvar un matrimonio hoy en día (y la mayoría de la gente sabe esto ya) es ir a un consejero matrimonial, por supuesto con tu pareja. Esa tercera persona ajena a la relación, que es un experto en el manejo de problemas matrimoniales o de pareja va a ser el elemento clave para que el matrimonio pueda encontrar un poco de luz de nuevo.

La terapia de pareja está disponible para ayudar a las parejas casadas que están luchando para no perder la cabeza por culpa de los problemas. La mayoría de las parejas tienen éxito en salvar su relación con la ayuda de la consejería, pero en algunas ocasiones esta opción no puede arreglar las cosas. Esos son los casos en que ya es demasiado tarde.