Como salvar tu matrimonio
divorcio con hijos

Divorcio mutuo acuerdo con hijos; Que hay que hacer ahora?

Al divorciarse, es muy fácil convertir todo en una batalla, tratando siempre de probar tu punto y hacer que la otra persona se vea mal. Pero hay otra opción, en lugar de un divorcio común, usando la ruta usual de batallas constantes, padres de familia y niños dañados, puedes elegir un camino lleno de compasión, comprensión, claridad, orientación, apoyo e incluso amor.

A menudo, en este momento de la vida, la gente se siente sola. Pero, tú no estás solo. Muchos otros ya han recorrido el mismo camino que tú. Y aunque parezca imposible por el momento, se pueden obtener beneficios de este proceso de tu vida y salir de el con una visión nueva y saludable para ti y tus hijos.

Divorcio mutuo acuerdo con hijos

Algunas personas están tan heridas y tienen tanto dolor que no son capaces de ver claramente. Así que en vez de poner a un lado su angustia emocional, que les permitiría impulsar su proceso de divorcio. Cuando este ocurre, se sienten como si hubieran entrado en un campo de batalla y que nadie va a salir vivo. A menudo, los niños quedan atrapados en el medio.

Mientras cada padre permanece apegado a su creencia de que él tiene la razón y que el otro padre está mal, el matrimonio emocional nunca termina. Cuando uno de los padres sigue arraigado en el conflicto, permanece comprometido emocionalmente con la otra persona.

irónicamente, el conflicto se convierte en la manera como los padres mantienen la conexión después del divorcio. En lugar de avanzar en sus vidas, los desacuerdos posteriores al divorcio de la pareja reflejan las que tenían durante su matrimonio.

Las batallas pueden continuar durante años después de que los papeles del divorcio se finalicen, y los padres terminan de vuelta en la corte una y otra vez. Esto les cuesta miles de dólares en honorarios legales y, por supuesto, más angustia emocional. Cuando los padres gastan su energía envuelta en la batalla, después carecen de la energía necesaria para seguir adelante con sus vidas, explorar nuevas relaciones, y centrarse en sus hijos.

Permanecer atrincherado en batallas también hace que sea extremadamente difícil e incómodo que puedan asistir a los eventos de sus hijos juntos, tales como, conferencias de padres y maestros, actividades extracurriculares, eventos deportivos, etc.

Piensa en esto por un minuto, ¿quieres pasar el resto de tu vida preocupándote acerca de si tu ex cónyuge se va a aparecer en el partido de fútbol de tu hijo o no? Y si él lo hace, ¿estás preocupado por el lugar donde él se va a sentar, si vas a hablar con él / ella? La lista es interminable. ¿O quieres sentirte libre de este desgarrador sentimiento y angustia sin fin?

Tengo la esperanza de que estás leyendo esto porque sientes que hay una manera diferente de sobrellevar todo (más amable y gentil contigo mismo, tu cónyuge o pareja y tus hijos) y que deseas elegir ese camino menos transitado.

Cuando eres capaz de acercarte a un divorcio con un sentimiento de amor y cuidado mutuo en lugar del miedo, eres más propenso a llegar a acuerdos que aseguren el bienestar de todos los implicados. Por otro lado, si te acercas al divorcio con miedo (en el que intentas conseguir todo lo que puedas o dar tan poco como te sea posible), tienes más probabilidades de llegar a acuerdos o resultados impuestos sobre ti que no parecen “justos” y que, de hecho, crean resentimientos y desigualdades a largo plazo. Si uno de los padres está prosperando después del divorcio y el otro padre está luchando para llegar a fin de mes, la batalla se puede prolongar durante años y años.

En este momento te puedes sentir sin esperanza y pensar que no hay nada que puedas hacer para afectar al proceso de divorcio. Pero, de hecho, las pequeñas decisiones tomadas a lo largo del camino pueden tener un gran impacto en el futuro. Para utilizar una metáfora, si un barco se dirige hacia África partiendo de EE.UU. y cambia el curso de la nave por sólo 1 grado a medida que viaja a través del Océano Atlántico, esta nave podría terminar en Asia.

Lo mismo va para ti. Si realiza un cambio de 1 grado y sostienes ese cambio a través de tu divorcio, tú y tus hijos podrían terminar en un lugar completamente diferente y mejor.