Como salvar tu matrimonio
consejos para un matrimonio

3 consejos para un matrimonio en crisis; Supera los problemas

Cada matrimonio tiene sus épocas malas. Es por eso que los votos tradicionales dicen: “para bien o para mal.” La dicha del día de la boda a veces ni siquiera sobrevive a la luna de miel. Cuando la crisis golpea, ¿qué haces? Sobrevivir a una crisis matrimonial no sólo es posible, a veces se puede convertir en algo positivo para la relación a largo plazo, ya que te puede obligar a enfrentar y solucionar otros problemas en la relación. En el siguiente artículo te daré 6 consejos para lidiar con un matrimonio en crisis.

Consejos para un matrimonio en crisis

1. Tienes que hablar. La comunicación es la base de cualquier relación fuerte. Las parejas que no se hablan entre sí, pronto ya no son pareja. Debido a que la definición de lo que constituye una crisis no sólo puede variar de pareja a pareja, sino también en los miembros dentro de la relación, hablar ayuda a enmarcar como cada cónyuge toma el problema. Sólo desde esta perspectiva es que la comunicación puede ser usada para construir y restaurar la confianza y el compromiso que puede haber sido dañado por la crisis.

2. Date el tiempo suficiente para arreglar la relación. Son muy pocos los problemas en el matrimonio que surgen rápidamente. Ellos pueden ser revelados de un momento a otro, pero se han ido formando durante un largo periodo de tiempo. Muchos incidentes pequeños crecen en una situación de gran tamaño. Esperar solucionar estos problemas de forma rápida, no es realista. La mayoría de las dificultades matrimoniales requerirán meses para repararse, ya que un montón de conexiones tienen que ser reconstruidas. El paso del tiempo también te sirve para mitigar el dolor que la crisis ha provocado. Además, te da la oportunidad de obtener una perspectiva de cuánto daño ha ocurrido en realidad y qué cosas positivas todavía existen en la relación.

3. Considera asesoría profesional. No todas las parejas son capaces de analizar fácilmente sus problemas y formular soluciones. Esto puede ser facilitado por un consejero matrimonial calificado. Un consejero capacitado y con experiencia puede ofrecer alternativas y hacer frente a las expectativas poco realistas de una manera que es muy difícil que los miembros que componen la relación puedan hacer. El truco es que ambos miembros deben estar dispuestos a ir a la terapia, ser honestos acerca de su papel en la crisis, y querer arreglar la relación.

4. Establece metas para la relación. ¿Cómo deseas que sea tu matrimonio a partir de ahora? Esta pregunta importante no sólo debe ser preguntada, sino que ambos cónyuges deben estar de acuerdo en los mismos objetivos. Un matrimonio es más que solo dos personas que aprenden a llevarse bien. Hay posesiones comunes, amistades comunes, y tal vez niños. Es necesario trabajar en aprender a querer cosas similares para su futuro juntos. Esto puede requerir algún tipo de negociación para llegar a los mejores resultados para cada pareja.

5. No entres en pánico. El problema con el que golpea una crisis es que es siempre una sorpresa. En el esfuerzo de una pareja para evitar tener más dolor, malas decisiones se pueden hacer en el calor del momento. Respira profundamente. Da un paso atrás de la situación y opta por no actuar y no reaccionar ante lo que ha sucedido. Trata de no decir o hacer algo importante hasta que hayas tenido tiempo para recuperarte de la conmoción inicial. Las palabras y las acciones que se realizan en el pánico del momento por lo general no reflejan la verdadera forma en que los cónyuges se sienten el uno por el otro.

6. Evalúa los posibles resultados. Considera las opciones. Al principio, pone romper en la parte inferior de la lista. Puede llegar a ser inevitable, pero trata de no ir allí primero y lamentarlo más tarde. Tú siempre puedes optar por salir, pero volver podría ser un problema mayor si lo decides posteriormente. Un mejor plan es hacer una lista de las opciones con las que cuentas. Explora estas opciones con cuidado y evalúa si tú y tu cónyuge están dispuestos a poner el esfuerzo suficiente para alcanzarlas.